El terremoto


Es un país preparado para situaciones de ese tipo, pero el fenómeno ha sido de órdago a la grande. El mismo terremoto en cualquier otro país asiático sería de consecuencias imprevisibles, con miles y miles de muertos; quizá centenares de miles, como sucedió en China hace tiempo.

Nosotros vivimos relativamente tranquilos porque los seismos en nuestra tierra no son muy frecuentes. Por supuesto que existen movimientos sísmicos casi todos los días, pero apenas son perceptibles. Pero (siempre existe un pero) vivimos encima de una falla sísmica, y es cuestión de tiempo (más o menos tiempo) para que sintamos y suframos las consecuencias de un gran terremoto. Repasemos la historia y nos enteraremos de los grandes terremotos sufridos en la península. Cádiz sufrió hace mucho tiempo un tsunami devastador; las aguas llegaron a los primeros pisos de las viviendas. El terremoto de Lisboa (1755) obligó a reconstruir la ciudad.  Hay mucha historia sísmica sobre nuestras espaldas y nuestro pasado, así que no vivamos tan confiados. Esperemos que no suceda durante el mandato de ZP, porque sería el colmo de las desgracias, aunque tampoco solucionaría mucho Marianico el corto.

Besos sísmicos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s