La poca vergüenza


 
La desvergüenza cabalga por este mundo nuestro, como vulgar jinete apocalíptico, a lo largo y ancho de la Historia de la humanidad. La poca vergüenza es moneda de cambio desde la época de los sumerios hasta la actualidad. Aquí no se salva nadie, porque la poca vergüenza es algo aprendido y justificado desde la infancia; unos lo justifican a través de sus creencias; los otros mediante la realidad apabullante que los rodea. La (mala) educación recibida e instituida por los (des)gobiernos de cualquier país o nación, se basa en la justificación histórica de la desvergüenza, y por esa razón existe una desvergonzada (o vergonzosa) desmemoria histórica.
 
Desconozco si existe algún tratado filosófico sobre la poca vergüenza; quizá no exista por la propia desvergüenza de los filósofos, gente rara y demasiado pensativa para perder su tiempo en cosas de poca vergüenza.
 
Es curiosa la tenaz enseñanza de la sociedad y sus (satánicos) socios clericales de la "vergüenza" al cuerpo, al desnudo del cuerpo fuera del contexto económico-mercantilista-publicista. Pero al final de impondrá la poca vergüenza por la fuerza económica, que todo lo justifica. A fin de cuentas el dinero es el único dios verdadero. Los dioses son cómodos para los humanos.
 
(continuará) 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La poca vergüenza

  1. Angela dijo:

    qué vergüenza!!

  2. gOtaSmaR dijo:

    vergÚENZA!!! ni se conoce ni se disimula..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s