El sentido de la literatura en en el escape de la realidad


 
Cuando desde muy niño has buscado refugio en la lectura, eso es algo que te marca de por vida: uno de tus refugios, de tus consuelos, serán los libros, la literatura, la poesía o cualquier otro tema que puedas bucear entre las páginas de un libro. Esa forma de escape se va convirtiendo en pasión por conocer nuevas historias, profundizar en la psicología humana de los personajes que el autor o autora se inventan, gozar del estilo narrativo, del entramado de esa novela, de su construcción literaria y de ese desenlace que nos haga decir: es una obra extraña, y sorprendente; será entonces cuando podamos situarla dentro de nuestro canon literario personal: una obra fundamental para nosotros, recomendable y durante años en nuestra mente esa huella de su lectura.
 
A veces tropezamos con una mala recomendación literaria, o la recomendación nos la hacemos nosotros mismos. Ese fue mi caso hace un mes, más o menos, cuando me tragué, literalmente hablando, un enorme folletín (ver algunos posts más abajo). Mi necesidad de lectura, y olvido del mal trago anterior, me llevó a intentar releer algo de Shakespeare (el Grande entre los grandes junto a Cervantes), pero cuál no sería mi sorpresa al tropezarme entre los libros leídos hace años con un par de ellos que reclamaron mi atención: Rebelión en la granja y El Principito. Eran dos buenas lecturas para desengrasar el atasco producido por el folletín.
 
Los que hayan leído la novela de George Orwell (Rebelión en la granja) recordarán haber disfrutado de una buena novela corta pero aleccionadora sobre el abuso del poder y del autoritarismo, del mal causado en el mundo por las dictaduras. No sé si actualmente dicha novela estará recomendada en institutos de secundaria, pero debería estarlo. El personaje odioso del cerdo Napoleón, haciéndose con el mando de la granja una vez expulsados los explotadores humanos, es el vivo retrato de Stalin o de un Hitler, o de Mao…. y quizá de un bananero caribeño que muchos tendremos en mente. La novela se asemeja a un cuento, un cuento igualmente válido para grandes y chicos.
 
 
Hace muchos años, si mal no recuerdo tendría 14 o 15 años, vi una película de dibujos animados que me recomendó mi padre. Su título: Rebelión en la granja. Una película del año 1.954 dirigida por la directora británica Joy Batchelor y su marido John Halas. Realmente, y por lo que recuerdo de aquella película, era una especie de video-libro muy bien narrado, con unos dibujos muy buenos y, como después pude comprobar, ajustada al texto del libro de Orwell.
 
Unos años después pude leer el libro y, nuevamente, vuelto a releer hace unas semanas. Hoy descubrí una versión para coleccionista de la película: no pude resistir la tentación de comprarla por Internet; estoy deseando visionarla y gozar de aquellos magníficos dibujos y de la historia narrada.
 
De El Principito creo que todos conocemos ese relato corto, mal llamado cuento infantil, publicado en EEUU el año 1.943: su autor la escribió allí. Esa metáfora que nos narra la pérdida de la inocencia cuando nos convertimos en adultos, ese absurdo sin sentido del mundo de los mayores que los niños no comprenden (o no comprendían, porque actualmente saben demasiadas cosas que nosotros ignorábamos a su edad).
 
 
Volviendo al principio, al refugio de la lectura, hace poco pude leer un texto sobre lo poco que se lee en nuestro país, y en muchos otros países. También es cierto que mucha gente huye de la preocupación refugiándose en esa cosa que llamamos televisión, llena de bodrios como aquel llamado Crónicas Fecales (el nombre no es mio, se lo puso un articulista de El País hace poco). El ritmo de vida es tan absurdo que es lógico ese tipo de escapadas ante los problemas agobiantes: la gente busca evasión. Y la encuentra consumiendo telebasura, porque no hace pensar. No es lo mismo evadirse con Salsa Rosa que leyendo un ensayo filosófico de José Antonio Marina; pero también están las novelas. En fin, la lectura sigue siendo minoritaria, a pesar de los pesares y por muchos motivos, pero nunca dejará de ser una forma de escape de la realidad porque nos encanta la ficción.
 
El Lobo
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El sentido de la literatura en en el escape de la realidad

  1. gOtaSmaR dijo:

    buena entrada, fomentando la lectura en vez de star con el mando ante el sofá en los ratos "perdidos" nunca mejor dicho..ambos libros les he leído e inclus la peli fui a verla con mis hijos y es cierto ls adultos deberían "ver" la película entre líneas los niños, son mas sencillos, simplemente entienden el mensaje de la misma sin dar mas vueltas ahí es dnde nosotros tenemos que hacerles entender lo importante de lo que se transmite para actuar como personas en un sistema dominado por el poder del que tiene y de sus abusos, la educación mpieza por transmitir las luchas contra la injusticias donde hay personas que lucharon también contra ello y hoy en día forman parate de nuestra historia……..supongo qu soy una idealista y espero que siempr haya este tipo de reivindicaciones y granitos d arena para que un mundo mejor sea posible y libre de verdad…la lectura puede llegar a hacerte pensar en todas estas cosas y sus escritores líderes de la comunicación que estamosa su merced….lo cierto es que tanta televisión es manipulaión y lavados de cerebro que los gobiernos tienen para llegar a los ciudadanos buscando sus intereses….y al final espero que siempre haya ovejas negras entre tanto borrego lobo………..en fin te dejo que me lanzo siempre…..un besazo lobillo

  2. Angela dijo:

    tal vez una de las razones sea que los libros son carísimos, y que hay que comprarlos mientras que la telebasura nos la traen a casa. Cuando existía los sabados por la mañana la bola de cristal además del programa emitían películas magnificas de cine europeo que yo veía fascinada. Títulos y temas que jamás volví a encontrar en la programación, entre ellos emitieron Franeheit 451, pero otras muchas más polacas, checas, alemanas de cuyos títulos no me acuerdo pero sí recuerdo la calidad de la t rama y el film… la tv da telebasura porque le interesa y a pesar de todo la gente empieza a estar harta y ahora rizan el rizo uniendo varios santones mediaticos para hacer un programa vomitivo como el de Sardá último… y es que ni eso se mantiene ya por cansancio. La dinámica de hacerse con un libro, costes aparte, esmucho mas complicada que darle a un botón.En cuanto a los libros, Orwell me gusta mucho aunque con matices y El Principito nunca fue de mi devoción a pesar de que me lo han metido por los ojos mil veces. Como Juan Salvador Gaviota.Y solo un pequeño apunte.. aunque todas se llaman dictaduras por comodidad, no están todas en el mismo saco. Y en las bananeras, tampoco. Hay matices demasiado importantes para psarlos por encima , en mi opinión. Si bien es cierto que las dictaduras no son buenas, tampoco todas las democracias son buenas… No hay mas que ver el mundo donde se vota para llegar a esa conclusión. Asi que lo de café con leche para todos, no es lo mejor a la hora de repartir responsabilidades.De todos modos, seguiremos leyendo porque ahora en ediciones de bolsillo hay magnificas obras más baratas y mejor presentadas que hace años.Hoy es un buen día para pasar por la biblioteca, por ejemplo….

  3. Fernan dijo:

    buen dia has elegido lobo para tu tema libros, es cierto que es una pena que muchos no descubran el poder de los libros, la magia que poseen aparte de todo lo que desarrollan dentro de nosotros, creo que es una labor familiar, no esnseñar, sino descubrir eso a los nuestros, y de esa forma irlos guiando para que la magia actue en ellos.Yo aun ando muy atrasada en tantisimos titulos que a veces me da verguenza confesar cuanto no he leido,en fin, si vale de algo estoy en ello..Un beso

  4. tuliette dijo:

    a mi madre le importan más los problemas de los personajes de la telenovela de turno que los míos, al menos ésa es mi impresión, eso es una evasión perniciosa, no? yo defiendo la evasión creativa o aleccionadora. En mis peores años descubrí el mundo del cine y confieso haberme "evadido", el mundo ya no existía, y regresar a él se me hacía muy difícil, estigma de toda una vida, vivir dos realidades, la pretendida evasión y el asumir las responsabilidades cotidianas hasta que dices que lo único responsable que vas a hacer en la vida es aquella cosa surgida de la evasión y quieres convertir el sueño en realidad.Después de todo y como siempre los extremos se tocan. Estaba hablando yo de evasión creativa?

  5. -Aterciopelada dijo:

    Lobo todas tus entradas me gustan, pero esta más.Para mí la lectura también es algo muy valioso en mi vida, cuando estoy ansiosa me da coraje porque no me deja concentrarme, o simplimente no me puedo concentrar con tantas pastillas que tomo. Aunque llevo dos días metida en un libro que se llama Machistofeles, de Miss Shahgay Lily. El primer libro del que hablas nunca lo había escuchado antes, o tal vez sí pero no me acuerdo. El segundo libro sí, El principito llegó a mi vida con 18 años, acabaita de llegar a Madrid con la independencia, me gustó mucho y fueron de esos libros que marcan un antes y un después. Después de esa edad me lo he leido dos veces más. Es que me encanta y es tan fácil su lectura.Bueno Lobo te mando un fuerte abrazo. Gracias por compartir tus ratos

  6. Uturunka dijo:

    Para mi gusto es la mejor evasión, y además te permite hacerlo en cualquier parte y parar cuando quieras. También me gusta leer por internet, aunque es más incómodo. He leído las dos obras que mecionas y sobre todo me gustó la de Orwell. El Principito me lo regalaron de niña y francamente me pareció soso o tal vez no entendí nada. Lecturas posteriores me aclararon un poco el tema. Es que cuando estaba un poco pachucha durante las enfermedades infantiles me daba por leer y pasaba de la TV. Actualmente paso muchísimo más de la caja tonta, me irrita enormemente.Besos y rosas, querido Lobo.

  7. lucia dijo:

    Los libros han cubierto todas mis espectativas, fueron modulos para construir puentes, escaleras para alcanzar otras cosas y finalmente a traves de las palabras la forma de entrar donde no llego en mis propias vivencias. Amo todas las formas de expresión, pero nada es mas liberador que poderse expresar, describir, construir personajes, a traves de la palabra escrita. A falta de saber escribir, literariamente, prefiero leer. Y leo todo eh? las etiquetas de la botella de vino o gaseosa de la mesa, la de los desodorantes o jabones en el baño, los carteles callejeros mientras espero el colectivo etc. En libros me gustan las novelas y los relatos cortos fantasticos, me hacen sufrir menos que los que tienen contenido social, por que me quedan medio atragantados y ando así por la vida hasta que los proceso. Pero aunque me cuesta no evadirme trato de leer un poquitito de todo aunque mucho menos de lo que debiera, es que con los años aprendí a estar también sin hacer nada de nada y no sentir culpa. y los tiempos libres no son tantos para repartir…. Te mando un abrazo. Lu

  8. Elena dijo:

    Gran entrada Lobo…me ha gustado mucho cómo has hablado de evasiones, rebeliones y pricipitos.A ver si hay suerte y volvemos a coincidir para hablar de poesía, silencios,..y reflexiones sobre mi última evasión; "Vivir adrede" de Benedetti.Buenas noches.Besos!!.

  9. Mimi dijo:

    Tienes una lista de libros interesante, me acabo de dar cuenta.

  10. Elena dijo:

    Hoy es un día triste para los escapistas de la realidad. Nos quedamos sin Benedetti, un gran fabricador de refugios para huir de la realidad.Es en días como este cuando más valoro la suerte de compartir tiempo y palabras sobre nuestras escapadas literarias. Así que espero volver a compartir pronto más tiempo contigo, Lobo bueno. Algo que siempre olvido decirte,…gracias por tus ciberflores,…a lo tonto, a lo tonto,… ya tengo un buen ramo para perfumar mis lecturas!!.Besos, Lobo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s