REALISMO SUCIO Y OTRAS COSAS QUE PASAN


 
 
Este clásico de Kiko Veneno merece escucharse hasta el final. Suena raro, desacompasado, esquizoide, tipo blues celtibérico… pero es muy bueno. Al final no nos enteramos qué le sucede a la muchachita, salvo que los olores veraniegos le excitan, cosa normal en gente adolescente y no adolescente. La parte final tiene su realismo sevillano, propio de un tipo Veneno que se pasa la seriedad por el forro de las pelotas (como diría Bukowski). Divertido y transgresor. Como debe de ser.
 
Cuenta Bukowski, en uno de sus relatos, que en un circo americano la mujer barbuda con tres piernas se fugó con el hombre pulpo. Al parecer, se establecieron en Kansas y montaron una granja. En otro de sus relatos cortos nos habla de un tal Big Bart, un guía de caravanas enorme, con un rabo más largo que el cuello de un pavo, terror de indios y americanos. Y de americanas también, por lo del pavo. En los relatos de Bukowski abundan los perdedores, los que nuncan triunfan, las clases bajas y marginales, los golpeados por el alcohol, el paro, el juego y el sexo. Sexo puro y duro el que se respira en todas sus obras. Pero sexo realista, sin apenas amor, porque no hay tiempo ni ganas para el amor en los relatos de este impresentable y borrachozu creador, autor de una obra fundamental para entender el estilo de vida americano, ese que nos restriegan por el hocico como "un mundo lleno de oportunidades para los valientes y arriesgados emprendedores".
 
Para siempre será un autor con muchos admiradores y detractores, pero es indudable su gran capacidad creadora, su humanizada deshumanidad por tratar de hacernos comprender, con un humor a veces rabioso y otras irónico, la imposibilidad de salir adelante en un sistema como el actual. En el mundo de Bukowski no hay futuro, tan sólo alcohol como forma de escapatoria y un sexo buscador de contacto humano, de un ligero afecto entre marginados. Desbordante en muchos de sus relatos, agobiante en otros, con escenas que nos hace reir dentro de la más absoluta miseria de sus personajes, mostrando situaciones surrealistas, absurdas, kafkianas, como ésta:
 
"Como cualquiera podrá deciros, no soy un hombre muy agradable. No conozco esa palabra. Yo siempre he admirado al villano, al fuera de la ley, al hijo de perra. No aguanto al típico chico bien afeitado, con su corbata y un buen trabajo. Me gustan los hombres desesperados, hombres con los dientes rotos y mentes rotas y destinos rotos. Me interesan. Están llenos de sorpresas y explosiones. También me gustan las mujeres viles, las perras borrachas, con las medias caídas y arrugadas y las caras pringosas de maquillaje barato. Me interesan más los pervertidos que los santos. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gustan las leyes, ni morales, religiones o reglas. No me gusta ser modelado por la sociedad.
 
Una noche, estaba bebiendo con Marty, el expresidiario, en mi habitación. No tenía trabajo. No quería tener trabajo. Sólo quería sentarme con los zapatos quitados y beber vino y conversar, y reirme, a ser posible. Marty era un poco estúpido, pero tenía manos de trabajador, una nariz rota y ojos de topo; no era gran cosa pero lo sabía llevar.
 
-Me gustas, Hank -dijo Marty- eres un hombre de verdad, uno de los pocos hombres de verdad que he conocido.
-Ya -dije yo.
-Tienes cojones.
-Ya.
-Yo fui una vez minero…
-¿Sí?
-Y me peleé con un tío. Usamos mangos de hacha. Él me rompió el brazo izquierdo con su primer golpe. Yo aguanté el dolor y solté mi golpe. Le hundí la cabeza. Cuando se recuperó del golpe, había perdido la cabeza. Yo le había roto el seso. Lo metieron en una casa de locos.
-Eso está bien -dije yo.
-Escucha -dijo Marty- quiero pelear contigo.
-El primer golpe es tuyo. Anda, pega.
 
Marty estaba sentado en una silla verde con respaldo. Yo iba hacia el lavabo a servirme otro vaso de la botella de vino. Me volví de pronto y le pegué un directo de derecha en medio de la cara. Se cayó de espaldas con la silla, se levantó y se vino hacia mí. Descuidé la izquierda. Me pegó en lo alto de la nuca y me tumbó. Caí sobre un saco de papel lleno de vómito y botellas vacías. Saqué una botella, me puse de rodillas y se la arrojé. Marty la esquivó, yo me levanté y agarré la silla. Cuando la tenía levantada sobre Marty, se abrió la puerta. Era nuestra casera, una atractiva rubia de veintipocos años. Qué hacía ella llevando una casa como ésa, nadie se lo podía imaginar. Yo bajé la silla.
 
-Señor Chinaski -dijo ella – quiero que sepa…
-Quiero que sepa usted -dije- que es inútil.
-¿Qué es inútil?
-Es inútil. No es usted mi tipo. No quiero follar con usted.
-Escuche -dijo ella- quiero decirle algo. Le vi meando la otra noche en la puerta de al lado, y como siga haciendo eso, le voy a echar de aquí. Alguien ha estado también meando dentro del ascensor. ¿Ha sido usted?
-Yo no meo en los ascensores.
-Bueno, le vi anoche mear en la puerta de al lado. Estaba mirando. Fue usted.
-Y un cuerno que fui yo.
-Estaba demasiado borracho para enterarse. No vuelva a hacerlo.
 
Cerró la puerta y se fue."
 
O algo parecido a un comienzo de relato como éste:
 
"Margie iba a salir con este tío pero cuando salían el tío se encontró con otro tío vestido con un abrigo de cuero y el tío del abrigo de cuero abrió el abrigo de cuero y le enseñó al otro tío sus tetas y el otro tío se dirigió a Margie y le dijo que no podía mantener su cita porque el tío del abrigo de cuero le había enseñado las tetas  y tenía que ir a follarse a ese tío. Así que Margie se fue a ver a Carl. Carl estaba en su casa, y Margie se sentó y le dijo:
 
–Este tío iba a llevarme a la terraza de un café, íbamos a beber algo de vino y a hablar, sólo beber vino y hablar, nada más, pero en el camino este tío se encontró a otro tío con un abrigo de cuero, y el tio del abrigo de cuero le enseñó sus tetas al otro tío y ahora este tío se ha ido a follar con el tío del abrigo de cuero, así que me quedé sin mesa, sin vino y sin charla.
 
–No puedo escribir nada -dijo Carl-. He perdido la inspiración.
 
Entonces se levantó y se fue al baño, cerró la puerta, y se puso a cagar. Carl echaba cuatro o cinco cagadas al día. No tenía otra cosa que hacer. Se bañaba cuatro o cinco veces al día. No tenía otra cosa que hacer. Se emborrachaba por la misma razón.
 
Margie oyó el ruido de la cadena del retrete. Carl salió."
 
Ambos extractos corresponden a dos relatos incluidos en el libro "Se busca una mujer". Charles Bukowski no es apto para mentes sensibleras, pacatas y de mucho orden. Digamos que era un tipo de lo más incorrectamente político, aparte de que pasaba de todo. Falleció en 1.994 y dejó una buena tajada de relatos, novelas y cosas cortitas. Folló como un animal y bebió más que un cosaco. Eso fue todo lo bueno que se llevó de este perro infierno que llamamos mundo. A cambió nos dejó su literatura de realismo sucio, donde cuenta mucho de sí mismo, de sus vivencias, de sus locuras de alcohol, de su cordura delirante y de su delirio razonado. O quizá sea al revés.
 
Buscad en Internet, incluso hay un video en plan tertulia, donde aparece, casi al final de su vida, borracho perdido y rodeado de otros intelectuales y amigos.
 
Libros de Bukowski que os recomiendo:
 
Novelas: Cartero, Factotum, Mujeres, La senda del perdedor, Hollywood y Pulp.
 
Relatos: Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones – La máquina de follar – Escritos de un viejo indecente – Se busca una mujer – Música de cañerías – Hijo de Satanás.
 
También hay por ahí un libro de entrevistas titulado: Lo que más me gusta es rascarme los sobacos.
 
Satanás le tenga en su gloria.
 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a REALISMO SUCIO Y OTRAS COSAS QUE PASAN

  1. Uturunka dijo:

    Hay muchos Bukowskis, lo que pasa es que no tienen ni su valor ni su talento para escribir.Genio y figura!!!Gracias por recordármelo, amigo Lobo. Un gran beso.

  2. Ellobo dijo:

    Querida Gó, hay gustos literarios muy diversos. Bukowski no es precisamente un virtuoso de la finura, lo reconozco, pero en sus historias contadas, en muchas de ellas, tiene páginas extraordinarias en cuanto a valor literario. La creación puede y debe ser transgresora, en todas las artes. Eso también nos hace avanzar. En ocasiones puede reflejar un estilo machista, fascistoide, anarquizante extremo, pero era su estilo. Y jamás atentó contra nadie, sólo contra sí mismo, descuidando la salud y la propia vida.

  3. Nada dijo:

    Lobito,sé que soy algo bruta¡¡¡Pero te aseguro que no le quito valor a Bukowski ,de verdad,sólo son las formas lo que no me van mucho,pero jamás desprestigiar a la persona.Una cosa es el autor ,otra la persona y sé que tiene buenas obras.Tal vez me expresé demasiado deprisa¡Perdona si no entendí bien el mensaje.Besucos lobitoGó

  4. aVaNtI dijo:

    AMO A BUKOWSKI.. La máquina de follar, Se busca una mujer.. Bukowski, poeta de los arrabales, del sexo, y del vino.Poeta de la vida. Poeta maldito, poeta fuera de los círculos áulicos.Gracias por traer creación transgresora.BesoCristina

  5. julia tuliette dijo:

    el realismo mágico es más, es más … no sé, cosas de mujeres aunque comprendo que de vez en cuando hay que ir a bucear en la basura, no viene mal, te dan ganas de salir corriendo. Un beso, Lobo

  6. Aniña dijo:

    Me encata, aunque hay titulos que desconocia..gracias lobitomuchas gracis

  7. Ellobo dijo:

    Tuliette, el realismo mágico es otra cosa diferente en literatura. Pienso que tiene su propio territorio, personajes diferentes y entornos que propicien lo mágico. Ana, busca en la biblioteca de tu ciudad… seguro que descubres alguno que no has leido.

  8. Mimi dijo:

    Estoy con Abraxas, me han gustado los punteos de guitarra entre letra y letra.Abrazos lobo feroz.

  9. Zaratustra dijo:

    Lo bueno de Bukowski es que hay pocos como él.Pasa como con los diamantes, si huviera tantos como güijarros dejarían de tener valor.Pero quizá tendríamos antes que hablar de valor y precio.Lo cierto es que siempre intenté sentirme cercano de estos escritores malditos,porque yo también soy un descarriado y me siento pueblo.

  10. Poma dijo:

    LO QUE HAY QUE SABER Van Gogh se cortó una oreja y se la dio a una puta que la tiró extremadamente disgustada. Van, las putas no quieren orejas quieren dinero. Supongo que es la razón por la que fuiste un pintor tan grande. No entendías muchas cosas más. HANK.Un saludo de Poma.

  11. wilo dijo:

    Se me pasaba esta entrada ,Bukowski- Chinaski , su problema que no es su problema si no de aquellos que quieren leer solo cosas que rimen , que resulten agradables , es que escribia como le dictaba el cuerpo , tal cual era.. realismo sucio , le llaman a eso , yo le llamo real como la vida misma , es mas me identifico con el en muchos aspectos. ¿ estilo de vida americano ? si, pero creo que se puede extrapolar perfectamente a todos aquellos que de una forma u otra nos sentimos marginales …

  12. CSI dijo:

    Por maria gomez espero que te guste el relato;viendo los cartones en el frío suelo, tome en mis manos aquello que ellos continuamente bebian, vino tuneado del euro pobre, y entonces solo entonces pude meterme en aquellos trajes..aquellas asperas vidas, pieles despelejadas por el cansancio la amargura deel dolor y la fria soledad de aquellos qu vagan sin identidad en busca de quien sabe..mas deseando la muerte que seguir en pies descalzos… que,solo desde ahí siendo una mas compañera dee miserias y secretos profundos, pude ver al hombre en lo más bajo y en lo más alto de si mismo!!Dicen las buenas lenguas ciudadanas que de solidaridad abundan y yo digo que de miedos la acongojan, pues mira que pase y vi hambre y aquella que decian tener ni de lejano la vimos, aun así,el hombree en la miseria mas aberrante siempre tiene tiempo de crear!! Vi que muriendo, y dolientes con sabor a sal, seguian soñando!!je muuuak, un placer pasar a leerte, me has echo recordar…gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s