NOCHES DE ANTAÑO Y SILENCIO DE HOGAÑO


 
 Suele suceder que los años y los nuevos hábitos nos van cambiando, moldeando a los nuevos tiempos que nos toca vivir y al paso inexorable de la edad. De siempre recordaré esa frase de no sé quién, que decía: la juventud es una enfermedad que se cura con la edad. Imagino que se referiría a esos excesos y travesuras de nuestros 15 a veintitantos o más años. Bendita enfermedad.
 
Ahora que ya estoy sanado totalmente de la juventud (física, que no mental, quiero dejarlo claro) me voy acomodando a una vida más serena, tranquila, dentro de unos límites, y con el mismo deseo de siempre por alimentar la mente. Reconozco que no he perdido en absoluto mi capacidad de asombro, mi interes por el acontecer del mundo y sus molestos habitantes (entiendase humanos) ni mi afán por escuchar a los demás, de ejercer siempre que me es posible esa empatía que tanto falta en el planeta. Aunque tambien me considero bastante asertivo sin renunciar a dejar de serlo. Y digo que me voy acomodando, porque la tranquilidad es fundamental para disfrutar de otras muchas cosas. Por ejemplo: de la compañía de la persona que comparte su vida con la tuya; del placer de la reflexión y del análisis de una buena lectura; del interés que produce el bucear y navegar dentro de la red, conocer opiniones y poder comentarlas, a la vez que recibes comentarios de lo más diverso; del cambio vertiginoso de las sociedades y sus costumbres; del incierto porvenir de nuestro actual sistema, con las amenzas que conlleva de revueltas sociales y futuras guerras más localizadas…….  Todo lo vives desde la experiencia acumulada de 63 años de vida muy intensa.
 
Las noches de antaño fueron de todo tipo. Tranquilas y solitarias, escuchando música en algún local mientras disfrutaba de una copa, observando todo un mundo que se movía a mi alrededor; noches de compañía y conversación, noches de amor, otras de desamor, y muchas de reflexión mientras viajaba de un lugar a otro.
 
Las de hogaño son diferentes, pero no peores. Al contrario, encuentro mucha más compañía ahora, y no necesariamente humana. Nunca me gustaron las reuniones masivas, prefiero el encuentro entre no más de cuatro personas, donde la conversación pueda ser razonablemante amena y fluida, donde no se implante ese tipo de gallinero televisivo en el que todos hablan a todos y al mismo tiempo. Pero eso sí: como antaño mantengo las noches de una sóla compañía, la de esa persona que comparte todo su yo con el mío. Y ésta deseo que sea para el resto de las noches.
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a NOCHES DE ANTAÑO Y SILENCIO DE HOGAÑO

  1. Norma dijo:

    Muy lindas palabras lobo ,espero que encuentres esa compañia ,que comparta el resto de tus noches . SALUDOS

  2. Fenix dijo:

    Es un deseo muy romántico y tierno… yo también deseo compartir todas las noches de lo que me queda de vida (y los días) con la misma persona de siempre, la que llevo en mi corazón desde hace muchos años.Un abrazo y feliz domingo

  3. Ana dijo:

    Suerte la tuya , tener la persona adecuada que compartis los momentos de la vida.Me alegro amigo.Besos

  4. Aniña dijo:

    a mi me gusta compartis mis ratitos con tus ratitos ^^ ^, mis cositas con las tuyas…lo de la copulina ponlo en practica esta noche vale?besitos

  5. Nada dijo:

    Se pasa la juventuc con los años,por suerte¡¡Sí,Lobito,suerte porque si no lo pediríamos a gritos¡Y te siento ahora ,con esa madurez y paz que da la edad,más cercano .Ojalá que la persona que comparte esa vida contigo,sea ya para siempre,el siempre de esta vida.Besucos y gracias¡Gó

  6. Nada dijo:

    Corrijo:Juventud

  7. Raul dijo:

    juventud en extasis!.No se,a veces tendemos a marcar y etiquetar todo,y crear etapas.Yo no lo veo de esa forma,la vida para mi es un ciclo permanente de aprendizaje,aunque claro,con la adolescencia uno es más inocentón,y todo le parece nuevo,pero yo creo que el sentimiento de asombro no tiene límites hasta en edades avanzadas.El mundo es grande,y muchas cosas,personas y lugares por conocer.

  8. Gloria. dijo:

    Me gusta esa, tu serenidad, y saberte acompañado en tus noches.Gracias por todos tus mensajes y visitas… son gratificantes.Un beso enorme.

  9. aVaNtI dijo:

    Lobo, queridísimo amigo y confidente, esa compañía es para todas las noches…Aunque Joaquín, Joaquín… no quiero que me llame más!!!me hace sufrir.. PREFIERO AL NANO, como sabés.Besos enormes, amigoCristina

  10. Maria dijo:

    Pues hace mucho que no empatizabamos tu y yo no? pero al leerte ahora, me he dicho, eso hay que remediarlo que este hombre lobo en un tesoro, Lastima que al igual que yo tenga ya compañia y con interes de no perderla por una tonteria de nada, jajajajaja permiteme ser un poquitin discola en esta tarde con un fri de Aupa. Un saludo y sepas que me he sentido muy identificada con lo que dices.

  11. Uturunka dijo:

    A mí me gusta todo, a todas horas… Eso sí, las compañías, siempre interesantes.Besooos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s