FORMA DE CABREAR A LOS NIÑOS


 
 

Hace tiempo (no mucho) leí una noticia de las que impresionan por la adicción que producen las nuevas tecnologías. Una nueva adicción que afecta al 38 por ciento de los niños: la ansiedad que sufren cuando les quitan su teléfono móvil. Y el consiguiente cabreo.

Hemos creado la sociedad de la estupidez a tope.

Hoy día, lo realmente elegante y moderno es no llevar móvil, no disponer de móvil. Como antes lo fue no tener tele en casa.

–Dame tu móvil y te llamo.

–No tengo móvil.

–¿…….?

–Cierto, no tengo móvil.

–Y….. ¿cómo puedes vivir sin móvil?

–Simplemente viviendo. Llámame a casa, al fijo.

(Todo esto es pura imaginación. Servidor tiene móvil, faltaría más!!)

El problema es que tenemos niños y adolescentes enfermos de móvil, ordenador, mp3 y videojuegos salvajes y violentos.

El problema es que no han crecido como nosotros, sus abuelos, jugando a los trenes con pinzas de tender la ropa o fabricándonos espadas de madera para emular en nuestros juegos al Capitán Trueno o al Guerrero del Antifaz.

El problema es que ya no parecen niños. Parecen expertos informáticos.

El problema es más gordo de lo que parece. Veremos dentro de unos años.

http://www2.noticiasdot.com/publicaciones/2006/1106/0711/noticias071106/noticias071106-121.htm

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a FORMA DE CABREAR A LOS NIÑOS

  1. Fernan dijo:

    EStoy contigo, nos estamos volviendo locos con los niños, creemos que poniendo todo al alcance de su mano lo haremos mas felices, mas listos, que se yo, el resultado algunas veces es que son mas tontos, sin mas, no saben jugar, no tienen imaginacion, y relacionarse con otros es un problema, o sea, mas o menos como nosotros……
    Un abrazo.

  2. Araceli-Diana dijo:

    Hola,        Creo que tienes razón. Yo te puedo explicar el caso que me pasó con un alumno pre-adolescente y su Tamagochi. La verdad es que se demostró su gran adicción cuando se lo cogí después de haberle avisado un par de veces préviamente para que lo guardara. La cuestión es que venían del patio y era el día que podían traer algún juguete de casa. Pero cuando llegó a clase se supone que lo tenía que guardar y no fue así. Bueno, una vez que me lo quedé le dije que se lo devolvería en un mes. Los tres primeros días, se me rebotó a mí como un frenético porque se lo había confiscado. Bueno, todo un escándalo. Pero por otra parte, mi reacción fue estar tranquila y después de la clase, hablé con él y le pregunté que qué le pasaba, me explicó que lo echaba de menos (¡a una máquina! no me lo podía creer, ¡qué gran dependencia!). Entonces le expliqué que no podemos depender de una máquina porque no nos entienden, ni cuando tenemos un problema nos pueden escuchar, ni abrazar, ni ayudar  o  resolver dudas que tengamos con los deberes o cualquier cosa. Sólo las personas de nuestro alrededor. Le expliqué que tenía una gran dependencia a esa máquina y no podía ser así, entonces me explicó que la quería bloquear (poner opción pausa) para que no se le muriera. Bueno, así lo hicimos y le tranquilicé que la guardaría yo hasta el día acordado. Gracias a Diós ya no hizo más escándalos. Ahora es todo diferente.            Realmente los niños de hoy en día a veces también por una falta de atención por parte del adulto se recogen en las máquinas como único consuelo. Hay adultos que creen que las máquinas y las escuelas van a criar a sus hijos.            Cuando se hacía servir el vídeo, no hace mucho, había un gran número de niños de dos años que sabían poner una película de dibujos con el vídeo. Encendían la tele, cogían la cinta y la metían. Ahora no sé si pasará lo mismo con los Dvds. Este proceso, aunque puede ser curioso, por otro lado nos alerta de que esos niños no han sido atendidos  por  sus adultos como debierían.  Es como aquel padre/madre que dice: ves a mirar la tele y dejáme tranquil@.              Realmente, no sé qué pasará con la sociedad si continúa así, al final acabaremos como aquellos jóvenes japoneses con el síndrome de hikikomori que están encerrados en sus habitaciones jugando con la Play o viendo la tele, etc. Espero que esto no llegue a ocurrir nunca…               Bueno, un abrazo.           

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s