BARRABASADAS INFANTILES


 
La foto corresponde a unos niños y tranvía italianos.
 
Posiblemente de Roma.
 
Pero bien podría tratarse de una calle del Madrid de los años 50 del siglo pasado, con la diferencia de que la poca vestimenta de los mequetrefes era impensable en la España de aquellos años. Me trae a la memoria mis correrías y aventuras infantiles por las calles de mi barrio, el recuerdo de aquellos tranvías que transitaban por la Plaza Mayor, calle de Toledo, Plaza de la Cebada, Carrera de San Francisco, Duque de Alba…. zonas aledañas y pegadas al Madrid de los Austrias.
 
Circulaban dos tipos de tranvías. Mis favoritos no eran los de la foto, de la casa Fiat, conocidos en Madrid como "los aceiteros", al haber sido adquiridos por el gobierno franquista a cambio del aceite de oliva que necesitaban los italianos por aquellos años. Ambos paises estaban recuperándose de las guerras. Nosotros de la nuestra y de las escaseces mundiales. Ellos de su horrible aventura de la II Guerra Mundial. Y aquí no sobraba el aceite precisamente. Estaba racionado. Pero hacían falta tranvías para el transporte público
 
Mis tranvías favoritos eran algo mas anchos y más ruidosos, pero con un tope ideal para subirse en marcha, burlando al cobrador y tirando del "trole" mediante el cual el vehículo recibía la corriente eléctrica necesaria para poder circular. Mis amigos y yo éramos especialistas en desconectar  dicho "trole", bajarnos corriendo mientras los chispazos del cable y el roce del "trole" bailando de un lado al otro nos fascinaba. A cambio de tal barrabasada recibíamos cariñosos apelativos por parte del conductor y del cobrador….. tales como ¡¡¡¡Hijos de puta!!!.
 
Entonces no nos llamaban gamberros, ni antisociales, ni conflictivos……los crios revoltosos éramos, simplemente, más malos que Barrabás. 
 
Eran tiempos de hambre, enfermedades, trabajos mal pagados (como ahora) y carencias de todo tipo. Pero fueron años de verdadera amistad entre la pandilla de cuatro o cinco amigos, de compartir todo, de aventuras callejeras, de peleas con otras pandillas por los lugares de juego,  de cine de barrio, de compartir novias con la inocencia que dan los once a doce años.
 
Después todo cambió. Crecimos, quitaron los tranvías, pusieron autobuses y dejamos de compartir novias. Cada uno la suya.
 
Añoro esos tranvías. Y esos amigos y la inocencia…. y muchas otras cosas. Pero no olvido el hambre y las necesidades de la época.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a BARRABASADAS INFANTILES

  1. Fernan dijo:

    te veo, nostalgico,  lobito andas haciendo reflexiones sobre tu vida y milagros??\’ recordando tiempos mejores de juventud y inocencia??  Es bonito recordar todo eso, como tu dices,, pero tambien es importante no olvidar, otras muchas cosas que tambien forma parte de la vida de cada uno, en tu caso el hambre y las necesidadesbesos, lobo nostalgico

  2. Nora dijo:

    siiiiiiii pude entrar!
    Saqué la música y saqué momentáneamente el módulo de los amigos (que es aún un beta) y parece que ahora funciona. Decíme si vos podés
    cariños
    Nora

  3. Elena dijo:

    Por fin pude meterme en la casa del lobo!!!
    Bastantes años después de desaparecer los tranvías yo viví la amistad de esa pandilla, las travesuras callejeras, las palomitas en el cine y las confidencias sobre chicos. El escenario cambia pero la historia se repite una y otra y otra vez.
     
    Besos y cruzo los dedos para que se publique este comentario.
     

  4. Mariana dijo:

    ¡Ay Lobito!
     
    Yo no puedo hablar de todo eso que cuentas porque no lo viví, pero mi madre me cuenta historias de antes y me dice que a pesar de pasar much miseria y mucha hambre, se vivía mejor y que había más seguridad y tranquilidad que ahora.
     
    Me hubiese gustado vivir un poco de esa época, al menos para poder comparar y opinar.
     
    A la vez pienso que dentro de 30 años yo le diré a mi hija, que esta época era genial y no la que venga, pero me imagino que el mundo sigue avanzando.
     
    Besitos mi niño :-**

  5. Gloria dijo:

    AyLOBO,los recuerdos de la infancia¡¡Lo mejores¡¡
    Por cierto erais gamberretes eh¡Pobre conductor del trole,jajajaja.
    Época de hambre,claro,pero los recuerdos son más bonitos  si piensas en esos niños que sin tanta ciencia,se divertían con lo que tenían a mano.Eran más ingeniosos.
    Gracias por tus palabras alentadoras en mi espacio.Muchas gracias¡
    besos
    Gloria

  6. Coral dijo:

    Lo cierto es que los buenos recuerdos de juventud o de infancia suelen volver a nosotros cargados de sentimientos que suelen dejarnos k.o. un tiempo mostrandonos un presente pesado en el que tdo se ralentiza, todo se nos muestras menos apetecible, mas insipido, pero no es el tiempo tan solo el que cambia, tambien cada uno cambia, y nuestros ritmos, y nuestra energia, y nuestra capacidad de reir, de asombrarnos, de hacer locuras, de arriesgar, de improvisar….
    En cualquier época, en cualquier situación, es esa capacidad infantil o juvenil para disfrutar y vivir la vida al 100% la que da sabor a cada momento.
    Dulce nostalgia de la que disfrutar, un beso.

  7. Jesús dijo:

    Bonitos recuerdos… al fin y al cabo, por muy mal que vayan las cosas siempre tenemos buenas aventuras que rescatar del baúl de los recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s