Cuento derviche


            Vivía en Bagdad un comerciante llamado Zaguir. Hombre culto y juicioso, tenía un joven sirviente, Ahmed, a quien apreciaba mucho.

            Un día, mientras Ahmed paseaba por el mercado de tenderete en tenderete, se encontró con la Muerte que le miraba con una mueca extraña. Asustado, echó a correr y no se detuvo hasta llegar a casa. Una vez allí le contó a su señor lo ocurrido y le pidió un caballo diciendo que se iría a Samarra, donde tenia unos parientes, para de ese modo escapar de la Muerte.

            Zaguir no tuvo inconveniente en prestarle el caballo más veloz de su cuadra y se despidió diciéndole que si forzaba un poco la montura podría llegar a Samarra esa misma noche.

            Cuando Ahmed se hubo marchado, Zaguir se dirigió al mercado y al poco rato encontró a la muerte paseando por los bazares.

            "¿Por qué has asustado a mi sirviente? -preguntó a la Muerte-. Tarde o temprano te lo vas a llevar, déjalo tranquilo mientras tanto". "No era mi intención asustarlo -se excusó ella-, pero no pude ocultar la sorpresa que me causó verlo aquí, pues esta noche tengo una cita con él en Samarra".

http://www.zuhaizpe.com/cuentos_frases/cuentos75.htm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuento derviche

  1. Sara dijo:

    Hola buenas, me ha gustado mucho tu espacio. A modo de comentario.. te pondré un final para ese cuento, creo que está en uno de los libros de Jorge Bucay, pero no estoy segura.
     
     
    Ahmed corrió lo más rápido que pudo y llegó a Samarra antes del anochecer. Intentó pedir ayuda a sus parientes diciendo que la muerte le venía siguiendo desde Bagdad pero estos no le quisieron ayudar. Al final, un cristalero le ofreció refugio en su negocio y Ahmed, muerto de miedo, se escondió en una sala llena de espejos.
    Cuando la muerte llegó para llevárselo le vió reflejado en un espejo e intentó llevarse su reflejo, pero el espejo se rompió. Lo intentó varias veces, con todas sus fuerzas, pero no encontraba a Ahmed, sólo su reflejo.
    Cuando llegó la media noche la muerte, cansada de esperar, le dijo: "Ahmed, se te ha pasado la hora. Esta vez has logrado burlarte de mí, pero volveré para llevarte"

  2. Ellobo dijo:

    Gracias por el final. Si es posible que sea del tal Jorge….un vivo que vive de los muchos cuentos, incluso creo haberlo leido en algún libro suyo…pero ya sabes que pululan en exceso las web sobre cuentos orientales y cada uno le da una versión diferente o resumida.
    Un beso

  3. Gloria. dijo:

    Quizas , solo quizas , la muerte sea como los perros , que se acerca antes a ti … ¡¡cuando huele el miedo ¡¡¡
    Pero vete tú a saber ¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s