INSOMNIO


Esta noche no he dormido…
no he dormido nada.
Yo mismo he provocado el insomnio…
¡Oh, el insomnio, Padre de los Sueños!
La gran ley consoladora e inmutable
y el gran poema de luz que buscamos
nacerán del insomnio.
"Sobre la manta tendida del gitano
me tumbo a dormir"
pero esta noche, no quiero dormir…
no puedo dormir.
Y sueño…
y sueño…
¡Oh, estos sueños del insomnio!
y esas voces extrañas de la sangre
que me despiertan y me siguen…
Algiuien llamó a la puerta…
¿Quién era?
No sé.
Pero yo he escrito esta noche
unas palabras que me llenan de júbilo…
¡Oh, el insomnio, Padre de los Sueños!
No hay que dormir…
Hay versos que valen un insomnio.
¡Pero si no duermo!… ¡sueño!
(¡Qué español es esto!
¿Español?)
¡Oh, los sueños del insomnio!
Hay versos que valen un insomnio.
¡Nadie duerme!
El hombre está despierto siempre…
No se puede dormir–¡nadie duerme!
Hay una cosa–¿qué cosa?
que no nos deja dormir…
Y la sangre ahí golpeando siempre
con su ritmo monótono y pertinaz:
por qué… por qué… por qué…
 
León Felipe
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s