LA ZONA FANTASMA. 21 de octubre de 2018. ‘El histerismo y la flema’

javiermariasblog

Nuestro país se viene rigiendo por el histerismo desde hace tiempo. Casi cualquier cosa que sucede, o declaración u opinión pronunciadas, se convierten en motivo de aspaventoso escándalo. Las redes, los tertulianos y no pocos periodistas “serios” se rasgan las vestiduras por hechos o dichos menores, por nimiedades. Es costumbre que todo se tergiverse, se adultere o se exagere: si alguien califica lo manifestado por otro de tontería, el primero es acusado al instante de insultar y llamar “tonto” al segundo, cuando todos podemos soltar tonterías a veces sin que ello nos condene como tontos cabales y definitivos. También se sabe desde hace siglos que llamar idiota, ignorante o necia a una persona puede no constituir un insulto, sino una mera descripción subjetiva, u objetiva. En meses recientes hemos asistido a alborotos mayúsculos causados por minúsculos problemas con Hacienda, en una nación en la que raro es el individuo al…

Ver la entrada original 722 palabras más

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Disquisiciones o divagaciones que se convierten en digresiones.

El título de arriba semeja una especie de galimatías gramatical, pero no es mi intención atontecer (verbo transitivo desusado) al personal que decida o atreva leer lo que aquí se muestra.  Extenderse demasiado en divagaciones o digresiones se denomina prolijear (verbo intransitivo, al parecer en uso).

Atontecer, atontar, aparece en el diccionario de la RAE como un verbo en desuso, cosa que me sorprende bastante. Me explico: tropiezo casi a diario con personas atontadas, atontecidas, en la calle, en el autobús, en El Corte Inglés, en Internet, en el Facebook y similares. Es algo que no cesa ni deja de crecer. Somos legión. Y no cuento la cantidad de atontados que siguen votando cada cuatro años. Por si acaso, supongo.

Por estas tierras existe un calificativo que nunca antes había escuchado. Para nombrar a un atontado usan la expresión apollargado. No se molesten en buscar en el diccionario el significado, porque no aparece como adjetivo ni como verbo, ni siquiera como adjetivo sustantivado; es algo producto del habla popular de la provincia de Jaén y su frecuencia es muy alta, aunque no la usan las personas con quien convivo a diario.

Parece ser que apollargado es de la misma familia léxica que polla. Define a personas no muy avispadas, alguien estulto o cipotón. Este último adjetivo deriva de cipote, palabra con múltiples significados en el diccionario de la RAE.  El habla coloquial le quita la d, quedando en apollargao.

En la provincia de Granada se utiliza un adjetivo muy parecido al usado en Jaén: apollardado, que con la pronunciación pierde la última d quedando en apollardao. La misma expresión se usa en Castilla la Mancha, en la zona de Cuenca y Albacete.

El diccionario es lo que tiene; pica la curiosidad y un servidor es muy curioso, por lo cual comienzan mis devaneos con las divagaciones y termino en digresiones y disquisiciones conmigo mismo. Y así paso los ratos muertos.

espaciolibros13102009

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La maldad del conservadurismo y la mala hostia de los franquistas

En enero de 2020 se celebrará el  centenario del fallecimiento de Benito Pérez Galdós, el mayor novelista de nuestro siglo XIX, “Eterno Galdós”, como cita la Revista literaria Mercurio en su número del actual mes de Septiembre, dedicado en parte al 175º de su nacimiento, que se cumplió el pasado mes de Mayo.

Pues bien, la escritora Almudena Grandes, una galdosiana hasta en su estilo literario,  escribe en la citada revista, como firma invitada, un pequeño artículo titulado “Un genio generoso y poderoso” donde dice textualmente:

“Habría merecido nacer en otro país.

En la primera sesión celebrada tras la victoria de Franco en la Guerra Civil, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acordó solicitar al Registro Civil que eliminara la inscripción del nacimiento de Benito Pérez Galdós en la página correspondiente al 10 de Mayo de 1843. Así, el único escritor que podría competir con Cervantes por el título de gran novelista español de todos los tiempos entró en el limbo de la inexistencia oficial.

Es difícil concebir una venganza peor.”

En otra parte del artículo cita:

 “Durante décadas, pese a haber sido celebrada por Cernuda, Buñuel o Max Aub, la obra de Galdós fue ignorada, despreciada, objeto de chascarrillos infames o motivo de bromas sin gracia en reuniones de tantos escritores objetivamente mediocres.”

En la revista son varios los que escriben sobre el gran novelista del XIX y hacen justicia al poco estudiado y conocido en la actualidad por nuestros estudiantes de bachillerato y por el público en general. En otros países se respetan y celebran a los grandes hombres, a los genios; en el nuestro se los desprecia e ignora, se los envidia y condena al olvido. Aquí no se suma nunca: solemos ser más de restar.  Me serviré de un ejemplo que escuché al gran Juan Goytisolo cuando explicaba cómo políticos y dictadores nacionalistas españoles prohibían hablar el catalán: restaban en vez de sumar. A su vez nos llegan catalanes que tratan de vedar o prohibir hablar español: siguen restando en vez de sumar posibilidades infinitas. Es uno de los muchos males nacionales o peninsulares que arrastramos desde siglos. 

La mala hostia de la derecha española sigue vigente. A ella se han unido otras derechas: las nacionalistas, y todas juntas conforman un espacio y ámbito irrespirable en su conjunto con la nueva aportación de las juventudes joseantonianas de los naranjitos.

Si algo tuvo Benito Pérez Galdós fue el saber plasmar en su escritura todo lo oscuro de esa España retrasada y caciquil que lleva imperando y campando a sus anchas desde tiempos inmemoriales. Supo mostrar la mezquindad de los poderosos y el servilismo de las masas incapaces de levantarse y dejar de arrastrarse; desnudó a la Iglesia, mostrando su cerrazón y tesón en destrozar cerebros, sometiendo al pueblo a los dictados de aquella monarquía felona y absolutista. Creó personajes inolvidables en la literatura española, sobre todo esos personajes femeninos que caminan por sus historias y que muestran mujeres sometidas, castigadas, manipuladoras, heroínas unas veces, víctimas las más, emprendedoras….. esas protagonistas no dejan indiferente al lector. Retrata a través de ellas un siglo espantoso en nuestra historia, de mucho sufrimiento, de varias guerras civiles, de intentos de liberación y superación, de nuevos hundimientos. El siglo XIX no supo cerrar los traumas de anteriores siglos y todo degeneró en una España en guerra. La de 1936-1939. Todavía seguimos sin cerrar las heridas.  

Los personajes masculinos son muestra perfecta del español de su época, un amplio muestrario de tipos psicológicamente desarrollados por Pérez Galdós en toda su obra. 

Sus novelas merecen una detenida lectura y disfrute. Recuerdo mis trece años con la primera novela del autor en mis manos. Era un ejemplar usado, viejo, publicado antes de la Guerra Civil, propiedad de mi padre.  Marianela me impresionó y me hizo llorar.

Después leí alguna más y no tardé mucho en embarcarme a los quince años en su monumental obra Los Episodios Nacionales, que todo historiador que se precie debe de haber leído. Yo no lo soy, pero volvería a leerlos. Sin su lectura es difícil comprender el siglo XIX español y sus consecuencias en el XX y XXI. Llevamos siglos arrastrando males y vicios nacionales.

Hay universidades norteamericanas y de otros países con cátedras y especialistas dedicados al estudio de la obra galdosiana. Incluso hay revistas especializadas en su obra y estudio. Aquí damos gracias a las cátedras (pocas) que se dedican a su difusión. En Canarias las hay. No consiguieron borrar su existencia.

La derecha española y su Iglesia nunca le perdonaron que ahondara en sus vicios y defectos, en sus canalladas e imperfecciones históricas, en sus abusos y crímenes. La monarquía lo odiaba y los monárquicos le huían como a la peste. Era un hombre fuera de época y sin embargo vivía intensamente el siglo. También se ganó enemigos entre los liberales de su época. Un libre pensador nunca suele encontrar hueco entre sus contemporáneos.

Son muchos los congresos galdosianos que se celebran por el mundo. Solo hay que bucear en las webs culturales y sorprende la cantidad de reuniones, simposios y congresos programados.

Por cierto, Benito Pérez Galdós murió ciego. A su entierro asistieron más de 30.000 ciudadanos de aquel Madrid de 1920. Se pueden encontrar muchas cosas sobre este autor en la red. 

Recomiendo embarcarse en la lectura del más grande escritor del XIX español.

PEREZ GALDOS 2

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MATADERO CINCO

Matadero cinco es el título de una novela del norteamericano Kurt Vonnegut que le catapultó como uno de los ídolos de la juventud  de su país. Está considerado como un clásico de la literatura contemporánea. Le publicaron la novela en 1969. Leí el libro en una edición de Anagrama, creo que la sexta edición, de 2009.

Me vino a la memoria la novelita de marras a consecuencia de una conversación, en privado, con una estimada contertulia del Facebook sobre el tema de los ejércitos y sus consecuencias, sus vidas y desventuras, así como sus aventuras y sufrimientos. De todo hay en todas las facetas de la vida, pero algunas instituciones lo pasan peor y contribuyen a que se pase peor.

El autor de la novela es uno de los protagonistas de la historia. Hecho prisionero por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, junto con otros compañeros, fue encerrado en la ciudad de Dresde, concretamente en un matadero, el número cinco. Durante el encierro se produjo el bombardeo de la ciudad por la aviación británica y americana, casi al final de la guerra, dejando la ciudad completamente arrasada. Una belleza de ciudad, considerada como la Florencia del Elba, en Sajonia, y que formó parte de la República Democrática Alemana al final de la contienda y del reparto entre las grandes potencias aliadas.  La novela tiene un subtítulo: La cruzada de los niños, en referencia a las edades de los combatientes, gente muy joven.

Aquel bombardeo tan espantoso con bombas incendiarias, que abrasaban todo lo que pillaban dejando cadáveres retorcidos e irreconocibles, fue un acto de guerra innecesario. En Dresde no existían instalaciones militares de importancia, así como tampoco un número destacado de tropas alemanas. Se trató de una venganza y de probar los efectos de dichas bombas en una población al completo. De eso ya sabemos algo los españoles. Lo sufrieron nuestros padres y antepasados en la última guerra.

La novela es divertida por sus escenas de humor, a pesar del sufrimiento narrado, y de lo chocante de la situación de dichos soldaditos al verse atacados por su propia “medicina”.

Dicho bombardeo lo volví a encontrar (narrado, claro) en los Diarios de Víctor Klemperer, filólogo alemán de origen judío, que se libró del exterminio al estar casado con una alemana aria. Este hombre narra en sus diarios la insoportable vida durante la guerra. Para los judíos que sobrevivieron todas las privaciones de multiplicaron por cien, en comparación con la población alemana, que tuvo las suyas y muy duras bajo el nazismo. El bombardeo que narra Klemperer es algo espantoso. Fueron varias oleadas de aviones las que arrasaron sobre lo ya arrasado. El filólogo y su mujer enferma lograron sobrevivir al final de la guerra. Decidieron quedarse en la zona rusa.

Sobre el bombardeo de Dresde se puede encontrar mucho artículo y escrito en Google. Sobre las guerras mucho más. Sobre la paz… mucho menos.

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Hablar con prudencia

Hablar con prudencia. Con los competidores por cautela; con los demás por decencia. Siempre hay tiempo para soltar las palabras, pero no para retirarlas. Hay que hablar como en los testamentos: cuantas menos palabras, menos pleitos. Uno debe practicar en lo que no importa para cuando sí importe. El secreto parece algo divino. El que habla con facilidad está cerca de ser vencido y convencido.”

El Arte de la Prudencia – Baltasar Gracián (1601-1658)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El peor analfabeto

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las alubias, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, depende de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos, que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales. “

Bertolt Brecht

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Aforismo

“Nace bárbaro el hombre, redímese de bestia cultivándose. Haze personas la cultura, y más quanto mayor. En fe della pudo Grecia llamar bárbaro a todo el restante universo. Es mui tosca la ignorancia. No hay cosa que más cultive que el saber.”

El arte de la prudencia. Oráculo manual. (Baltasar Gracián  1601-1658)

Con este mismo texto lo cita Nuccio Ordine en su obra Clásicos para la vida. Una pequeña biblioteca ideal (Editorial Acantilado)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario